Edad y Fertilidad.

Cada año son más las parejas que acuden a nuestro centro de reproducción asistida para cumplir su sueño de ser padres, su mayor problema es la edad y las consecuencias que trae la “maternidad tardía”.

En estos años ha aumentado considerablemente el número de mujeres que desean ser madres a partir de los 35 años. El estilo de vida tanto de mujeres como de hombres, hace que nos planteemos la maternidad más tarde y que la concepción sea cada vez más complicada. La media de edad para tener un hijo se ha retrasado hasta 10 años con respecto a nuestras madres lo que ha ocasionado que los problemas de fertilidad se hayan incrementado.

Dra. Neuda Marques de Oliveira. Directora médica de IRMO y especialista en Reproducción Asistida.

Dra. Neuda Marques de Oliveira. Directora médica de IRMO y especialista en Reproducción Asistida.

Continuamente vemos en medios de comunicación que mujeres famosas son madres a partir de los 40 años. Como si ser madre con esta edad fuera algo fácil. Estas noticias causan en la población de mujeres mayores de 35 años, desconcierto en este sentido, porque piensan que si las famosas pueden, ¿porqué ellas no?

Lo que desconocen es que a partir de los 35 años la fertilidad de la mujer comienza a disminuir, y que a partir de los 38 años el 70% de los óvulos que genera una mujer ya tienen alteraciones genéticas.

Así que la edad es siempre una de las principales causas por las que las mujeres acuden a nosotros cuando quieren ser madres. También existen otros problemas bastante comunes, como el ovario poliquístico o la endometriosis, que causan infertilidad en la mujer.

Con respecto a los hombres, el principal problema es la disminución de la calidad seminal. Ha disminuido la calidad del semen en un 35% con respecto a hace 10 años. Las causas son, principalmente, la contaminación ambiental y hábitos de vida poco saludables (fumar y consumo de drogas, sedentarismo, una mala alimentación, tipos de trabajo en contacto con tóxicos, etc.).

La realidad es que el 20% de parejas en edad fértil tienen algún problema de fertilidad. De este 20%, aproximadamente un 30% corresponde a la mujer, un 30% al hombre, un 30% a ambos miembros y el resto de los casos son de origen desconocido.

Todos los avances en el campo de la reproducción asistida consiguen que en la mayoría de los casos, la infertilidad tenga solución y consigan el deseado bebé. Por ello, parejas y madres solteras acuden a centros de reproducción asistida como IRMO.

El principal miedo cuando una pareja acude a la consulta de reproducción es qué resultado nos van a dar y quién tiene el problema. Pero no es cuestión de quién, es un problema conjunto, independientemente de quién tenga la causa, que en muchos casos, es ambos.

Una vez diagnosticado y cuando han empezado los tratamientos, el miedo es no conseguir el objetivo. Pensar en el tiempo que llevan intentándolo o en los tratamientos que no han dado el resultado esperado, esto puede causarles frustración. Éstos son procesos complicados y complejos, que a veces se alargan en el tiempo. Lo más importante es que tengan clara toda la información de lo que se les está haciendo.

Cada mes tenemos sólo un 22% de posibilidades de quedarnos embarazados de forma natural. En realidad, es un porcentaje bajo. Con las técnicas de reproducción mejoramos mucho el porcentaje, pero nunca es el 100% en cada intento. Esto es algo que debe aclararse siempre a los pacientes.

Si hablamos de las técnicas, con la Inseminación Artificial Conyugal (semen del marido) se alcanza el mismo porcentaje, un 22%. Con Inseminación Artificial con semen de Donante, hasta un 35%. Con la Fecundación in Vitro, entre 45 y 50%. Y en la Donación de Óvulos asciende a casi el 70% de probabilidad de embarazo.

Debemos concienciarnos de que no podemos retrasar tanto la maternidad. El factor edad es realmente importante. Que si una mujer quiere desarrollarse profesionalmente o una pareja quiere disfrutar de su vida sin hijos, tienen que plantearse seriamente la maternidad futura y afrontar que a más edad más difícil será concebir. También es cierto que las exigencias sociales y económicas no lo pone nada fácil.

En la sociedad que vivimos, la planificación de la maternidad, es la opción más inteligente. Actualmente, podemos vitrificar los óvulos antes de los 35 años. Esto permite que aunque la maternidad se retrase, los óvulos vitrificados mantengan esa edad. La otra opción es plantearse con naturalidad la donación de óvulos.

Los hábitos tanto alimentarios, como deportivos también son importantes. El tabaco y las drogas en los hombres es esencial evitarlo, igual que en mujeres.

En definitiva, hay que intentar llevar una vida saludable evitando, en la medida de lo posible, retrasar la maternidad demasiado.

 

Written by

No Comments Yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.